Vinilos regresan a la moda

Los discos de vinilos se dio por muerto con la llegada de los CD en la década de los 80, llevando años cogiendo polvo en la esquina de cada casa, ahora vuelven ser el formato físico más popular y de mayor recaudación de ingresos de la industria en la música. Los motivos son muchos y muy variados: el coleccionismo, notable calidad de la música producida o simplemente la experiencia física de la música en una era de efímero digital. Las ventas de los discos de vinilo han incrementado durante la pandemia, incluso antes de la pandemia se estaba disparando las ventas durante la última década. El año pasado los vinilos superaron en ventas por primera vez a las ventas del CD, se vendieron 17 millones de discos en Estados Unidos, generando 450 millones en ingresos minoristas, casi el doble de 2020.

La única problema de esta popularidad de discos de vinilos es el desafío de conseguir como fabricarlos, no hay suficiente fabricas para poder satisfacer la demanda de estos discos. Además, hay escasez de materiales y una cadena de distribución totalmente fundida. Los atascos en la producción y la dependencia de máquinas de prensado de décadas de antigüedad han provocado retrasos sin precedentes. Antes se pudieron elaborar en un mes, pero ahora puede llevar hasta un año, causando estragos en los planes de lanzamientos de los artistas.

Pero el problema más importante es simplemente la oferta y la demanda. El consumo ha crecido mucho más rápido que la capacidad de la industria para hacer discos. El negocio se basa en una infraestructura obsoleta de máquinas de prensado, la mayoría de las cuales datan de la década de 1970 o antes y son muy caras de mantener (cada una puede ser hasta 300 mil euros). En el final hay falta de conocimiento, profesionales, máquinas y envíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *